EXCURSION A GIBRALTAR (10 Y 11 DE NOVIEMBRE DE 2012)

El fin de semana pasado, nuestro grupo se fue de excursión a Gibraltar, han sido dos días fantásticos.

 Acompañados desde que llegamos a Algeciras por los representantes del  Grupo Scout  622 Ntra. Sra. de Fátima, pusimos  dirección a La Línea de la concepción, para encontrarnos allí con el resto de los componentes del grupo de Algeciras, comandados por nuestro hermano ”Guepardo”, que ya nos esperaban.

Una vez en la Línea, mientras esperábamos para  comenzar la excursión organizada, los dos grupos, unidos en uno solo,  comenzaron a Jugar y cantar como si se conocieran de toda la vida.

 A eso de las 12:00 pusimos rumbo a la roca para encontrarnos con Anthony Galiano responsable de los Scouts de Gibraltar, que nos llevó a hacer un recorrido turístico por la ciudad en el que,

como primera parada,  vimos una Batería de Costa de 100 tons., donde los niños conocieron parte de la historia del mismo.

Acto seguido nos llevaron a ver el Faro de Punta Europa, desde donde había unas vistas preciosas y para terminar a la cueva de San Miguel, una maravilla (aunque algo húmeda) donde los chicos se volvieron locos, ya a la entrada,  viendo los famosos monos de Gibraltar, que fue una de las cosas más celebradas de la excursión.

Cuando terminó la excursión nos fuimos a comer a una plaza de la ciudad  y tuvimos tiempo libre para que nuestros pequeños bajo la tutela de sus Scouters se fueran a callejear por Gibraltar y hacer pequeñas compras por allí.

Salimos de Gibraltar sobre las 6 y empezó la marcha por La Línea hasta llegar al que  sería nuestro alojamiento, el local del Grupo Scout La Inmaculada Concepción, donde sus componentes nos tenían organizada una velada, que se convirtió en una gran Fiesta de Hermandad Scout.

Tras la cena, organizada por el grupo de la Línea, empezaron las actividades que nos tenían preparadas. Primero un pequeño y mágico concierto de Gaitas, después otro ejecutado con guitarras que hizo las delicias de los niños y mayores que nos encontrábamos allí, y para terminar un espectáculo de magia como colofón de una jornada estupenda.

Y tras un día memorable, acampamos en el local.

 El domingo, después del desayuno ofrecido por los hermanos de La Línea, nos preparamos para, tras despedirnos de los Scouts que nos habían acompañado, emprender la vuelta a Ceuta, a la que llegamos sobre las tres de la tarde.

Para finalizar esta pequeña reseña de lo que fue el  viaje, solo me queda como padre que soy de un pequeño Lobato, agradecer el trato dispensado por todos los que nos acompañaron en esta experiencia, así como el trabajo que han realizado los Scouters del Omaha  con nuestros pequeños, y que ha servido para enseñarme una pequeña parte de lo que significa ser Scout.

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *